¡Amada realidad cambiante!

Estándar

El reloj no se detiene a pensar ni duda en dejar correr  libremente al tiempo entre sus cristales. Los imperios nacen, florecen y caducan. La monarquía perdura y se cae en escombros. Las montañas se alzan, los valles se aplanan, las raíces se extienden, el cielo se torna más oscuro y luego amanece. Una larva se hace insecto, un capullo extiende sus alas de mariposa, un embrión se hace una persona adulta. Todo cambia. Y todo es igual.

Una gaita hace oír su voz, y algunos oyen ruido, y otros, música. Una palabra escrita es leída con suavidad por algunos, con amargura por  otros, con sinceridad, con mentira. Un rayo cae a la tierra, y unos se maravillan, y otros le temen, unos ven algo divino y otros un monstruo, luz, destrucción…

M. C. Escher

La semilla que se posó en tierra, estiró un par de alas verdes  hacia el sol, y de a poco, fue volando más y más alto, le crecieron sus alas de esperanza de llegar al cielo que ahora le pertenece, ahora, que sublime, es regocija ante la maravilla de una realidad cambiante, que transcurre en el todo que ve desde sus alas altivas y bajas, que es hoy, fue ayer y será mañana distinto, pero esencialmente igual. En el todo que es azul, que viste de amarillo, que se siente rojo. Y que tal vez yo no veo azul, ni vos lo sentís amarillo, y aquél no lo cree rojo. Y tal vez alguno lo ve púrpura, lo siente celeste, lo cree frambuesa.

Y es una y son todas, y es realidad. Y son realidades (centenares, miles). Y como cambia, o cambian, al estar en movimiento, son muchas más (millones, trillones). Y todas, cada una de ellas, es una realidad; no es que sean parte de un todo, sino que todas son el todo. Son realidades, nítidas y verdaderas, tal como lo es la realidad.

Veo con mis ojos, con mis sentidos, mi propia realidad, que es la realidad. Distinta la ves vos, a la realidad, y aún así, es tu realidad y es también,  la realidad. Y si esta (o estas) fuera(n) estática(s), entonces, no tendría sentido caminar un paso más. Pero es entonces, cuando la grandeza y la maravilla de la vida se nos presenta y nos alienta: esa realidad mía, esa realidad tuya, esa realidad que es realidad, cambia(n), se transforma(n). Se sumergen en ríos nuevos, se moldean como arcilla, se derriten cual glaciares, se destruyen como volcanes, cantan y bailan, nuevas canciones, nuevas danzas. Y en ella están nuestras esperanzas. ¡Celebro a la realidad, porque en su cambiante esencia, pongo todas mis esperanzas de una realidad mejor para todos!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s