Cuando uno dice

Estándar

Cuando uno dice, uno dice-dice (o dice-nodice, o hasta a veces dice-dice-nodice, o
dice-nodice-dice,o nodice-dice-dice, o incluso dice-dice-nodice-dice-nodice-nodice-dice, y muchas otras cosas más). Uno dice, pero siempre al decir, se dice lo que, además, se entiende, y lo que se entiende no necesariamente es lo que se dice (o nodice, o dice-nodice, o dice-dice…). Entonces, a fin de cuentas, uno dice/nodice (y todas sus variantes), y gracias a su interlocutor, quien gana terreno en el plano activo al convertirse en tal, dice/nodice (y tantas otras cosas) que en realidad no dijo, ni quiso decir. Es por eso que es tan difícil decir/nodecir algo, porque hay que tener muy en claro, en el momento de soltar una palabra al aire (o una pincelada en el papel, o cuando se permite a una mano revolotear en el aire, o a un pie titubear una pisada, o a unos ojos mirar con lagos espejados, o a una sonrisa desvertirse por completo, o a una lágrima soltar a volar), de lo que se quiere/nosequiere decir/nodecir, lo que se va a decir/nodecir, y lo que se va a interpretar/no interpretar de aquello que será dicho; y después de ver las miles y millones de posibilidades, todas ambiguas y cercanas, uno elige: decir/nodecir o
no-decir/no-nodecir. Y generalmente termina eligiendo (forzosamente) decir/nodecir algo, pues hasta con el silencio y la mortal quietud, se dicen/nodicen las cosas. Y entonces, es cuestión de meditar no sólo qué decir/nodecir, sino de cómo decir/nodecir aquello que se desea, de la manera en que sea entendida/noentendida de la misma forma en que se ha querido, puesto que de lo contrario poco sentido tendría decir/nodecir nada. E incluso encontrando la mejor manera de decir/nodecir las cosas, no siempre y no por todos será entendida/noentendida de la forma en que uno pretende. Y a pesar de que estos sucesos podrían ser vistos como un problema, como un fallo en los múltiples lenguajes, también son considerados juegos que en ellos existen, pequeñas jugarretas, más bien, que hacen a la comunicación un elemento sorprende e improvisado, exquisito y ruinoso, y lleno de pequeños agujeritos por los que a veces es un gusto pasar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s