¿A quién echás la culpa?

Estándar

¿Han oído…? Sí, sí que han oído, y miles de veces de seguro. Han oído la palabra “culpa” surgir de la boca de tantísimas personas, de seguro sí. Y la han oído acompañada de varias palabras comunes como “~ es de…” “yo no tengo la ~” “él/ella tiene la ~” . Todas estas frases son una respuesta a una pregunta “¿Quién tiene la culpa?”.

Pero vayamos desde el principio, analizando esa frase, esa pregunta, muy detenidamente. Para empezar, ¿qué es la culpa?. Según el diccionario de la Real Academia Española:
*Imputación a alguien de una determinada acción como consecuencia de su conducta.
*Hecho de ser causante de algo.
*
Der. Omisión de la diligencia exigible a alguien, que implica que el hecho injusto o dañoso resultante motive su responsabilidad civil o penal.
*
Psicol. Acción u omisión que provoca un sentimiento de responsabilidad por un daño causado.
*
Atribuirle la ~ a alguien. Atribuirle la falta o delito que se presume ha cometido.
Dejando a un lado el enfoque judicial (puesto que mi intención contempla a la realidad cambiante, y una ley establecida no lo hace), retomemos las otras. La primera establece que la culpa es respecto a alguien, un hecho, en relación a una conducta suya. La segunda, contempla sólo esto último de “conducta” y su origen; y la que se refiere a la psicología, agrega el enfoque desde el daño cometido en dicha conducta (es decir, le atribuye con más énfasis la connotación negativa) y la reflexión que surge de ella.

Considero la más completa, la última (no porque realmente esté más completa en cuanto a definición, sino porque aprecia, además de la culpa en sí, el antes y el después de la misma), para basarme en lo que prontamente explayaré.

En la última definición, contemplada desde el enfoque psicológico, se valora tanto el principio y la acción posterior al hecho (la culpa), como necesarias para definirlo, y es algo destacable, puesto que todo es variable, y eso está contemplado aquí. Habla de tres etapas: la conducta en sí; lo que está antes que ella ( la propia percepción, valores, principios y demás, de cada persona,  que convierten la conducta en dañina); y la reflexión sobre la conducta -consciente/inconsciente- que lleva a un sentimiento de responsabilidad,y por esto mismo, se supone, un esmero por mejorarla. Dice depsicología.com:

Una teoría dice que la culpa es para castigar al yo. Otra dice que la culpa nos alienta a tratar de reparar el daño social que hemos hecho. Una tercera sugiere que nosotros sólo nos vemos motivados a actuar en orden de hacernos sentir mejor sobre nuestra trasgresión. Pero en un nuevo estudio publicado en la revista Psychological Science, Amodio & harmon-Jones (2007), argumentan que las primeras dos teorías son compatibles. La culpa, dicen, actúa tanto como castigo al yo y ayuda a corregir el daño que hemos hecho.

Ahora, veamos con detenimiento… ¿en qué momento se habla de que “echar la culpa” es útil para algo? … Eso creí. Nunca. Y es que el sentimiento de culpa le vale al que lo siente, y ya. A ningún otro le favorece que se sepa o no de quién es la culpa para una mejoría de nada. Por supuesto, no olvido que conocer la trayectoria de la gente, respecto a cómo ha actuado respecto a conductas por las cuales “echarles la culpa” sea necesario, en el caso en que hablemos de posiciones de poder que influyan en nosotros u otras personas de nuestra incumbencia, para tener la posibilidad de elegir darles o no el poder que desean. Es decir, en ese caso, lo que nos sirve, no es “echar la culpa” , sino darse cuenta uno mismo de cómo han ido las cosas según lo que nosotros vemos y nos parece (lo que nos deja, como siempre, sujetos a nuestra subjetividad). Con esto, yo puedo echarle la culpa al chancho de que se alimenta como lo hace, y él recriminarme por ello, diciendo de que la culpa es de quien le da de comer, y aún así, “tuviera” él o “tuviese” yo “la razón”, ¿de qué nos serviría? ¿Llegamos a la conclusión o algún símil acuerdo o desacuerdo de si está o no bien la forma en que se alimenta? No. ¿En el caso en que no fuese correcta su alimentación (como parece mostrarse en este tan famoso dicho), logramos mejorarla, o nos acercamos más a una solución? Tampoco. ¿Ven? Echarle la culpa al chancho o a quien sea (incluso nosostros mismos), no tiene nada de sentido. Por ende, ¿para qué buscar con tanto, tantísimo énfasis quien es el culpable de esto y aquello? ¿Por qué se suele poner el empeño máximo en encontrar la causa, y se olvidan, o desmerecen, o dejan de lado las soluciones o el hecho en sí (que justamente nos serviría para hallar tales soluciones)?


Me he sorprendido, y mucho, muchísimo, cuando he visto un programa de televisión en el cual se mostraba a unas cuatro personas que habían tenido problemas eléctricos tras una gran tormenta, y el locutor les decía, una vez presentado cada uno de los problemáticos casos, y en palabras textuales:

¿Y a quién echás la culpa?

Nada de sentido. Concentrarse demasiado en la causa del problema, nos atasca en una angustia por no poder modificar lo que está en el pasado. Concentrarse en el problema en cuestión, en relación a la búsqueda de soluciones es, además de más útil, más placentero, puesto que ponemos la esperanza por una realidad cambiante hacia la mejoría, que viene en el futuro, ese espacio de tiempo que aún no ha llegado, y que estamos a tiempo de vivirlo de una mejor manera.

Entonces, reparemos en lo que podemos mejorar, y no nos dediquemos a lo más fácil, lo más simple y a la vez frustrante y doloroso. Tal vez sea más sencillo echar culpas, pero ¡la dicha del esfuerzo es mucho más reconfortante! ¡Busquemos soluciones! ¡Llevémoslas a cabo! ¡Luchemos por ver al mundo sonreír, y cantar, y bailar, y saltar y volar, libre y pleno de felicidad!


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s