Te necesito mío

Estándar

¿Por qué estás tan callado?
¿Por qué me mirás entre las sombras
y en plena luz
sin decir nada,
siempre en silencio,
siempre distante…?

¿Cómo hago para sentirte mío
si aunque te adorne
con canciones
y caricias
y colores
estás indiferente, en silencio,
tanto en cuerpo como en alma?

Te lleno de mundos
y seguís vacío,
me das la espalda
y al despertar por las mañanas
sólo tengo frío.

¿Cómo hago para quererte,
para sentirte mío,
si las únicas risas que se oyen
son las mías?

Y te dibujo sonrisas
y te cuelgo lechucitas de tela tejida
y te adorno con sabores
y hasta te traigo sol cada día.

¿Qué más tengo que hacer
para que me aceptes, para que me quieras?
¿Qué más, para sentir tu compañía?

Te soñé verde y profundo
y hermoso, con abedules,
con cantos de aves y de flores,
y luces de estrellas, nubes de algodón.

Pero acá estás, tieso, en silencio…
Indiferente a mi presencia.
No sos mío y te necesito.
Pero seguirás acá, aunque me haya ido.

Ni orgulloso ni soberbio.
Indiferente.
Y ese es el veneno más amargo.

Ven, que te endulzaré con canciones
te haré vivir mil colores.
Y entonces, mío, para sentirme libre
y segura
y ya sin miedos ni amarguras.

Y serás mío
¡ay, dulce hogar!
A vos, mi hermoso bosque,
te necesito mío.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s