Niños en blanco y negro

Estándar

Vamos, ,vamos, vamos. Que de esto sí que algo sé, y sé que saben quienes lo hicieron. El diseño de indumentaria, el diseño de imagen, el de gráfica, el de interiores, el industrial, el de textil… en fin, todo Diseño que llega a la altura de imponerse como moda o tendencia durante un período de tiempo, está cuidadosamente pensado, calculado, estudiado. Aunque muchas veces parece que la estética y la intuición predominan por sobre lo científico, el Diseño no prescinde de un estudio previo a la materialización del proyecto. Hay miles y miles de variables a tener en cuenta al momento de diseñar algo: usuario, mensaje, uso, características socioculturales, características climáticas, el producto en sí, y otras tantas. Una vez que se tienen en cuenta estos parámetros, se focaliza en ellos para la creación, y aquí viene el momento de decidir formas, colores, tamaño, materiales y demás elementos que conciernen al producto a materializar. Y entre estos elementos, tenemos uno muy fuerte, muy importante (vamos, hay materias específicas que tratan sobre ello) que es el color.

Existen dos escalas: la escala cromática y la escala acromática. La primera se refiere a la presencia de color, y es aquella en la que se muestran todos los tonos o colores. La segunda, la escala acromática, es carente de color, se refiere a los valores de grises de las series lineales o escalas, que tiene sólo posibilidad de aclarar u oscurecer el color, como ocurre con el blanco, negro y grises, pero no cambia su naturaleza.

Nos centraremos ahora en la escala cromática, en la presencia de los colores y su importancia.

El color, al contrario de lo que se habla normalmente, no es necesariamente el “color pigmento”, es más, cuando hablamos en términos más técnicos sobre el color, decimos que “es un fenómeno físico-químico relacionado con las combinaciones de la luz, que depende de sus longitudes de onda en la zona visible del espectro electromagnético y de las características del órgano receptor, el cual percibe al fenómeno como una sensación”, que en palabras más sencillas tan sólo diríamos que “es un fenómeno físico-químico relacionado con las combinaciones de la luz, por ende, es energía percibida como una sensación”. Los colores son posibles gracias a la luz, proveniente esta del Sol, que es vida (puesto que sin su existencia no nos sería posible vivir); teniendo en cuenta esto, es entendible la incidencia de los colores en nuestra psiquis, objeto de estudio de la Psicología del color (materia de la cual hacía referencia en el párrafo anterior, dictada en las aulas de las carreras de todos los Diseños, como materia en sí, o como un tema de alguna(s) otra(s) materia(s)). En la vida, todo tiene que ver con la energía (por supuesto, es que es tan simple como que ambos conceptos van de la mano), y es ahí donde encontramos la razón de la importancia de los colores. Los colores son energía, es decir, que necesitamos de ellos, de todos ellos para estar bien y sanos (sí, también afecta al cuerpo, y hasta hay medicinas alternativas que se curan con la exposición de colores). Dijo una excelente profesora e investigadora en una charla sobre color ” Nosotros somos color. Necesitamos de todos los colores. Cuando rechazamos un color empieza a faltarnos algo, y es la exposición a ese color lo que necesitamos para estar bien”.

Es curioso saber lo mucho que afectan los colores en la teoría, y más aún verlo en lo cotidiano: ver cómo un amarillo te impide dormir y en cambio te estimula, sentir que el azul te tranquiliza y el rojo te hace creer que un ambiente está más pequeño y te aumenta el ritmo cardíaco, cómo el verde tranquiliza y establece equilibrio… (si no lo creen, pues intenten pintar su cuarto de amarillo oro, y a ver qué tal les va, y luego me cuentan, a mitad de la madrugada, cuando estén con insomnio).

También es increíblemente cierto que la “evolución” (intelectual, al menos) está totalmente ligada a los colores. Es posible así, medir la evolución de las culturas según la cantidad de colores que pueden ver: es así como los nativos papúes – o algo así era el nombre…- y otras agrupaciones primitivas en el pasado perciben sólo en blanco y negro. A medida que evolucionan las culturas, amplían la gama de colores: un ejemplo un poco tonto, pero válido para el caso, una cartilla de colores de hace unos cuantos años atrás comprendía unos 10 colores, ahora supera los mil con total seguridad. A medida que se crece, se amplía la percepción y también en esto en cuanto al color.

Ahora, y ya llegando al grano de la causa de todo esto que voy escribiendo, ¿han notado que siempre visten a los niños, decoran sus habitaciones y parques destinados a ellos, con miles y miles de colores todos brillantes? ¿será por un azar del destino que siempre se utilizan los colores rojo, amarillo, verde y azul, todos en su color pigmento más puro? No, de seguro que no. Cuando uno es niño o niña, los colores cumplen un rol más que importante. Los niños llegan al mundo y tienen todo por conocer y por vivir, pero claro, necesitan estar estimulados para salir a conocer y vivir todo lo que hay, necesitan energía, necesitan todos los colores para estar bien saludables, física, espiritual y mentalmente. Es por ello que son expuestos a tantos y tantos colores, todos ellos puros (manifestados con todo su potencial cromático, inalterado, completo), porque a ellos, más que a ninguno, les es necesario vivir todos los colores, porque de esta etapa dependerán todas las posteriores.

Es así que mirando vidrieras al pasar (disculpen, ustedes, la pésima calidad de foto e imagen, no soy fotógrafa en absoluto, y están sacadas con un celular), me espanto, me idiotizo pensando quién sopa fue el insensato o mal intencionado que se inventó una moda para niños con una gran predominancia de la escala acromática (blancos, negros y grises) con apenas, y sólo en ciertos casos, de la presencia de uno o dos colores más. La idea de que esta moda sea interesante para una persona que ya tiene idea de la vida y de adonde quiere ir con ella, la acepto. La idea de que esta moda esté imponiéndose a los niños, no lo consiento, en absoluto. Madres y padres y tías y abuelas, seguro los verán encantados, niños vestidos “a la moda”, sin saber el daño gravísimo e irreparable que le están causando, al privarlos de la presencia de todos los colores. Están quitándoles esas sonrisas que tanto les caracteriza, están privándoles de la alegría… ¡están privándoles de la alegría! No, en verdad no sé quién fue el que tuvo esta terrible idea, y sí, me importaría saberlo, porque así como ha creado el problema, tiene la llave para la solución: los diseñadores son uno de los pocos profesionales que mueven al mundo como marionetas, a través de modas absurdas que logran imponérselas mediante la exposición a imágenes y publicidades – y otras tantas otras herramientas y técnicas más -. Pero claro, para llegar a esto, hay que tener cierto reconocimiento o fama, para que el mundo le siga, y esta persona (o personas, más de seguro), tienen tal poder, lo que evidentemente les falta es la ética, la sentada de cabeza, el profesionalismo ligado a la humanidad para no imponer semejante moda tan dañina, que para colmo de males, parece tan inofensiva (e intuyo que para muchos, bonita).

Casi estando en este círculo de diseñadores, mi nombre en nada en absoluto, y la influencia de lo que diga es más silenciosa que una misa, por lo que a mí tan sólo me queda la esperanza que esto se divulgue de boca en boca, que llegue a madres, a padres, a tíos y tías, abuelas y abuelos, madrinas, padrinos y demás personas que sean allegados a niños que padecen con esta moda, y que crean, por favor, crean en el poder de los colores, en la psicología del color (que tantas veces parece un absurdo, pero por todos los dioses que no es así) y le vistan con colores vivos, les acondicionen su estancia con la mayor cantidad de colores posibles, les llenen de vida, de energía y colores lo más que esté a su alcance, pues eso es lo que necesitan, lo necesitan, para su salud, para su bienestar. Y si se diese la casualidad (o mejor, la inevitabilidad) de que alguna persona de influencia en la moda y la tendencia leyese esto, pongo las esperanzas en que le endulzará el corazón y pondrá su empeño en crear una moda que no dañe, más allá de todo, que no dañe, que no perjudique el bienestar de la sociedad, y menos que menos a los más pequeños.


¡Por un mundo donde los niños sigan sonriendo y trayendo felicidad al mundo!

Anuncios

»

  1. Me ha gustado. Más de un año google trayéndome a esta página por la imagen de la escala cromática, apenas hoy que veo su contenido me ha mostrado algo que sabia pero que ignoraba. Suerte!
    PD: Mis colores favoritos son los puros especialmente el rojo, y mi habitación tiene dos paredes amarilla ocre, una verde agua y una rojo carmín.

    • 🙂 ¡Qué Bueno Alí! Me alegra mucho que alguien leyera este post, realmente es muy significativo por la importancia que me tiene.
      ¡Y wowww!! Qué loco estar en esa habitación, con tantos colores!! Yo de a poco he ido modificando mis hábitos y llenándolos de color, pero aún me falta mucho para dar un paso como ese. 🙂 Volvé cuando quieras por otro matecito, acá te espero con la pava al fuego. ¡Qué andes muy bien!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s