VIVIR el Sueño de Mi Vida

Estándar
Tréboles de cuatro hojas... Algunos dicen que significa, 
por cada pétalo: Amor, Felicidad, Esperanza y Suerte.
Algunos dicen, y yo creo, porque me ha pasado, 
que cuando encontrás uno, y lo perdés... 
en ese preciso instante en que lo "perdés", 
un duende se lo ha llevado para dejarte a cambio 
un sueño que anhelás con el corazón y el alma, cumplido.


Último día de Septiembre… ¿debería cerrar el tema con alguna conclusión, verdad…? Mmm… no, no es eso lo que decidí en realidad.

Cada una de las entradas que he ido publicando durante este mes -a veces con pensamientos o palabras propias, otras, tomando prestado obras ajenas a mí, pero que me tocaron y me parecieron interesantes compartir-, todas ellas tenían un mensaje distinto y completo para compartir, por lo que concluir algo ahora intentando sintetizarlo todo, sería vano. Estuve meditando qué escribiría hoy día, y creo haber hallado algo bueno: un sueño que se ha comenzado a forjar y realizar a medida que este mes “de los sueños” se sucedía.


Mi educación desde niña ha sido siempre muy servicial y optimista, llevándome a querer a la armonía con todo lo que me rodea… supongo que mucho se lo debo al escultismo y al amor y felicidad que me dieran mi familia y amigos. No sé bien cómo, en casa poco se creía de la magia de las cosas, más bien se apreciaba las ciencias y cosas comprobables. No entiendo cuándo, ni tampoco el por qué, pero siempre he sido buena con la imaginación y el optimismo y la fe en que todo es posible siempre me caracterizaron… Y a pesar de las dificultades… “el scout sonríe y canta en las dificultades”, recuerdo que más de niña me decía eso entre sollozos cuando las cosas me salían muy mal… y cantaba, al principio con voz ronca (a la vez que desafino), pero de a poco, cantando, me reía, sonreía, y me inventaba un sol que me guiara a la felicidad y el buen logro de lo que me había propuesto. “Sonreír”… tiempo atrás escribí unas palabras bajo el título “todos quieren que sonrías”… sí, ha sido mi meta, mi sueño, sonreír siempre, para ver si a los demás les entra la felicidad por fuera, porque regalar una sonrisa es un gesto verdaderamente hermoso, lo noto cada vez que me regalan una sonrisa, más cuando es un desconocido, la alegría, la paz, a veces, la felicidad que surge en esos momentos es estremecedora y bella… (sí, vale aclarar que tengo mis bajones, y esa entrada de la que hablo se dio en esos precisos momentos, escribir sirve para el desahogo)… Sonreír… ¿Cómo puede alguien que tiene que mantener a una familia y el dinero no le alcanza, sonreír? ¿Cómo puede alguien a punto de perder un ser querido, sonreír? ¿Cómo puede…?… Magia. Sí, MAGIA. No hay otra. La felicidad es eso: Magia. No necesita mucho, sólo apreciar el momento, disfrutarlo con toda el alma y el corazón… es todo lo que precisa la Magia, la Felicidad. Yo quiero…

Hace un tiempo le escribí a Carlos (revelado&rebelado.wordpress.com) por vez primera. Andaba mal de ánimos porque el mundo se me había venido abajo, y me puse a buscar algo bueno en un blog. No sé en realidad cómo llegué al suyo, sé que me enamoré de Cortázar leyendo “las babas del diablo” y creo que de ahí partió todo… incursioné más y más, y realmente me gustó mucho el blog, más que “gustar”, tenía un sabor especial. Así que no pude hacer menos que dejarme llevar por las ansias y el impulso y escribirle, en un mail, la admiración por su blog, y en ello, me intenté presentar un poco. Mis palabras exactas de quién soy fueron “Amante de lo claro y la poesía, enamorada del amor y de la vida, luchadora – tristemente – sin iniciativa para dibujar una sonrisa al mundo, para verle bailar y cantar desbordándose de alegría, soñadora y esperanzada de un mundo en sintonía con la magia y la felicidad. Apasionada por las letras y cualquier tipo de lenguaje: apasionada por la comunicación, por los lazos entre las personas, por entender, por comprender, y con sueños de tomar partida. Esa soy yo.” Como dije, mi mundo estaba sobre mis hombros y cada vez me pesaba más y más. Inciativas, de nada. Pero… ¿lo sueños? Ahí estaban. Ahí estaba: mi meta mayor, mi guía en cada uno de mis pasos, mi mayor anhelo, mi tesoro más preciado… MI SUEÑO. El sueño de “dibujar una sonrisa al mundo, para verle bailar y cantar desbordándose de felicidad y alegría” (sí, agrego porque la prefiero, la palabra felicidad, es más fuerte, más pura…). No tenía fuerzas, y por buen tiempo no las tuve… Este mes comencé diciendo que quería ser vendedora de sueños, dije que quería vender sueños… que por ello, este mes sería dedicado enteramente a escribir sobre ellos. Bien, así fue.


Escribí sobre los sueños en este blog, pero… no sólo eso. ¿Destino causal, Destino casual? ¿Inevitabilidad? Siempre me gustaron los tréboles, de niña me detenía de cuando en cuando a buscar uno de cuatro hojas (existe una especie que son todos de cuatro hojas, siempre me llevaba uno de la plaza, pero al ser todos de esa misma especia, carecía de validez mágica a mis ojos). Pero hace dos años atrás encontré el primer trébol de cuatro hojas (de la especie en que lo normal son tres). A los dos meses, hallé otro, y con el pasar del tiempo, encontré otros dos más. Este mes de Septiembre de seguro me será memorable. Llegué de repente, en el transcurso de una semana, a encontrarme 15 tréboles. Septiembre: mes de los sueños. No podía quedármelos todos yo, no tenía sentido. Cada vez que me encontraba uno, lo regalaba, a una amiga, a una compañera, a un vendedor de frutas y verduras, a unos desconocidos que pasaban por el parque… Fue increíble… MAGIA. Existe. La vi en sus ojos, en todos. MAGIA. Magia Pura. Esa fe en los sueños, de que “me va a cumplir un sueño”, “me va a traer suerte con esto y aquello”… Sí, no hay que creer necesariamente en duendes para saber que un trébol de cuatro hojas te va a cumplir un sueño, sólo hay que creer que se puede… ¿y adivinen qué? Se puede. Se pudo. Ya llevo dos de mis sueños enroscados cumplidos… No, no es por el trébol. Es porque creí que el sueño se podía realizar. Sí, tal vez creí eso porque llevaba conmigo un trébol de cuatro hojas, pero… ¿qué hizo el trébol por mí? tan sólo soplarme al oído que SE PUEDE REALIZAR TODO SUEÑO QUE YO ANHELE CON EL CORAZÓN. Tan simple como que me hizo… CREER QUE TODO SE PUEDE. Y se puede.


Vendí sueños, logré que un puñado pequeño de personas creyeran en la Magia y sonriesen… a pesar que las cosas en la vida andaban mal, un pequeño trébol les devolvió a algunos la chispa que se había perdido en sus ojos… Estoy cumpliendo mi sueño. Creo en él. Lucho por él. Porque es Mi Vida, porque es Mi Sueño. Y voy a Vivir el Sueño de Mi Vida.

¿Y ustedes? Acá les dejo un par de tréboles de cuatro hojas… ¿Se animan a Vivir el Sueño de su Vida?


Anuncios

Un comentario »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s