Esperando a la Carroza

Estándar
-No lo entenderías
-Me estás subestimando
-No lo hago, es que soy yo quien no podría explicarlo
-Vamos, siempre hay una manera
-Es que... es el infinito
-¿El infinito qué?
-El infinito
-De a poco, tenemos la palabra infinito. Ahora, ¿qué pasa con "el 
Infinito"?
-Eso. No sé. El vacío, el infinito.
-Bien, ya van dos palabras: vacío, infinito... ¿y con qué lo rellenás?
-No sé, eso es. ¿Hay que rellenarlo?
-¿Por qué no? ¿Mousse?
-No, no. Esperá. Respondé la pregunta. ¿Hay que rellenarlo?.
-Mmmm... y si al fin y al cabo, en algún momento dejará de estar lleno... 
-Estás rodeando la respuesta.
-Bueno, no. Creo que no es un deber, una exigencia. Pero sí, tal vez, 
una necesidad.
-La necesidad existe, sí. Pero uno puede rellenar el vacío con un vacío que 
sea incluso más grande, que lo rebalse.
-No, cada cual...
-No, no. Metafóricamente, hablando de vacío e infinito, sí se puede. 
-Sí, es cierto... pero ¿y?
-Y eso, ¿por qué no rellenar el vacío con un vacío que lo rebalse?
-¿Por qué sí? Si igual, el agua de ese vaso se va a evaporar alguna vez, 
¿por qué no mejor esperar a que llegue solo, y mientras, buscar otras alternativas?
-Porque tal vez nunca haya ningún buen mousse para eso.
-O tal vez sí.
-...
-Mejor...
-Mejor me quedo un rato más, a esperar la carroza.

 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s