Pequeña carta

Estándar
Eu... Eh, vos, levantate... ¡Ey!, ¿hola? ¿me escuchás? ¡Acá! Levantate, 
¡vamos! Vení, vamos ffffffueeeerzaaaaaaa y ahí está... no, no... no te 
caigas. Ahí, bien, eso. Ahora el otro pie... genial. Estamos joya. Ahora
¿hacia dónde?, allá no, seguro. ¿Para dónde vamos?... ¿Hacia el horizonte?
Bueno, dale, vamos para allá. ¿Sabés? Tenía ganas, muchas ganas, pero no 
creí que se me diera la oportunidad justo ahora. Me hace muy feliz, de 
verdad. Decime, ¿cuánto vamos a andar?, no, perdón ¿cuánto vas a andar?... 
Ah, ajám... Me parece genial, me alegra muchísimo tu entusiasmo, ese brillo 
en tus ojos, esa sonrisa en tus labios, la energía que tenés ahora -no es 
la de hace un rato-, me gusta tu andar, con ritmo, la sutileza de tus manos
para gestualizar, la mirada tibia y penetrante, el tono seguro de tu voz, 
el apretón de manos con tanta confianza, el optimismo, tu decisión... 



¿Yo? No sé, me hace bien, me hacés bien, es lindo saber que a una le 
necesitan ¿no?, sentirse importante... Pero aún así, me gusta estar cuando 
soy imprescindible, sólo en esos casos, hay muchas manos que dar y uno no 
puede estar en todos lados, no, para nada. ¿A qué me refiero? Bueno, soy 
una sola, y son muchos los demás. Te preguntaba cuánto ibas a andar, porque 
sé que en algún rincón voy a doblar a buscar a alguien más antes de ir al 
horizonte. No me basta con darte una mano sólo a vos, hay muchos más allá, 
quiero verlos a todos en algún momento, bailando y cantando en aquel 
horizonte. Sí, se trata de sueños. Quiero regalar una esperanza y un sueño, 
y un proyecto que se deduzca de este último. Y una vez empiece a marchar, 
ya sé que es hora de empezar otro viaje, otra aventura: la vida es un 
desafío. Sí, lo sé. Tal vez es este infinito que llevo adentro. Por eso sueño con 
Tol Eressea, no es por otra cosa, estoy segura que es por eso. Pero bueno, 
es mi sueño, y tiene un precio. Estoy bien dispuesta a pagarlo. Además, así 
se empiezan historias a cada rato y amo estrenar momentos. Por cierto, La 
Vida pasa de momento. Por eso, aunque ande a veces medio jodida... 
te regalo esta canción, para que me entiendas: 
mira tu, la vida puede sorprenderte mucho mas
que 100 años que pases en el mismo lugar
creyendo que lo has visto to y no has visto na, y no sabes na.
...
fijate tu, tanto y tanto como ando yo de aqui pa allá,
casi siempre tonteando y sin adivinar,
que esto dura lo que dura y hay que aprovechar.
...mira...
de momento, la vida pasa de momento...
de momento, aquí es todo de momento...
de momento, la vida pasa de momento...
...
yo se bien,que tengo que luchar para sobrevivir,
que nadie sera el dueño de mi porvenir,
tan solo yo quiero saber que puedo ser,y proceder,
puede ser, que viva de ilusiones que yo fabrique,
que tenga en los bolsillos solo arena y fe,
pero del aire no me puedo alimentar,y esa es la verdad
y aquí estoy, jodido por este camino que escogí,
pero vale la pena llegar hasta el fin,
hay que sentir la magia del amanecer, para crecer,
pero se, que aun me quedan lagrimas por derramar,
sera el precio que pague por mi libertad,
quiero sentir que hice hoy lo que de verdad soñaba,
no quiero ser, alguien que se torture cada día mas,
que lo tuvo en sus manos y dejo escapar,
lo que te da la vida, también te roba el alma.
...
de momento, la vida pasa de momento....
de momento. Aquí todo es de momento...
de momento, la vida pasa de momento...
 Los Aslándicos.

 

¿Lo ves? Lo que me falta... sí, lo que me falta es frotarme las patitas,
como las moscas: no quedarme pegada. Pero eso... supongo que se aprende 
con el tiempo ¿no? Lo que quiero... es vivir intensamente el momento, el 
preciso instante de Vida en que me encuentro... Aquí, Ahora, Este Momento. 
Es precioso. Y gracias, me gusta compartirlo, y me gusta que sea con vos. 
Pero no malinterpretes, aún no es hora, pero pronto llegará. ¿Me 
escribirás cartas? Una vez cada muerte de obispo está bien, para ese 
entonces estaré en otra historia mágica, me necesitarás mucho menos y yo 
a vos. La Vida es hermosa. Todo va a estar bien.


Ahora, adelante. No te vuelvas a verme, no tiembles, no te quedes. Que si 
te encuentro otra vez a orillas del camino te voy a dar una palmada en el 
hombro y de seguro un buen abrazo, pero espero verte allá, en el horizonte... 
tal vez tropieces, sí. Así lo dice tu nombre, ¿no? es parte del ser humano. 
Pero ansío que no te rindas nunca. Te lo encomiendo. Que seas feliz, es lo 
que más feliz me haría.


Por eso, seguí. Porque necesito que vos, parte de mi vida, sigas 
caminando, para darme fuerzas para seguir. Necesito que camines, que 
llegues a tu horizonte. Te sigo necesitando aunque esté a cien años luz 
de vos, te sigo queriendo ver feliz aunque no te vuelva a ver en más de 
mil años. Mi querido... Nos sentimos, te espero más allá del Occidente, 
más allá del Mar Grande... Te espero en Tol Eressea, desde mi paraíso te 
quiero ver siendo feliz en el tuyo.

¡Felicidad! Y salud para disfrutarla.

 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s