Mariposa de las Sierras, alma de la poesía

Estándar

Mmm… ¡Qué belleza recordar con caricias de terciopelo, aquella lejana poesía, que me abrió la puerta a ese fantástico mundo! Creo que nunca había oído tanta música en una poesía cuando, de casualidad, en la página 179 de un viejo libro de tapa anaranjada que encontré en el ático de casa, descubrí la belleza melódica que podían lograr las palabras. Los colores, las formas, el aire, el ritmo… ¡y hasta la vida que reside en esos versos, es realmente deliciosa!. Aquí se las comparto, para que la disfruten tanto como yo.

Mariposa de la Sierra

A Juan Ramón Jimenez, por su libro Platero y yo

¿No eres tú, mariposa,
el alma de estas sierras solitarias,
de sus barrancos hondos
y de sus cumbres agrias?
Para que tú nacieras,
con su varita mágica
a las tormentas de la piedra, un día,
mandó callar un hada,
y encadenó los montes
para que tú volaras.
Anaranjada y negra,
morenita y dorada,
mariposa montés, sobre el romero
plegadas las alillas o, voltarias,
jugando con el sol, o sobre un rayo
de sol crucificadas.
¡Mariposa montés y campesina,
mariposa serrana,
nadie ha pintado tu color; tú vives
tu color y tus alas
en el aire, en el sol, sobre el romero,
tan libre, tan salada! …
Que Juan Ramón Jiménez
pulse por ti su lira franciscana.

Sierra de Cazorla, 28 de mayo de 1915

Antonio Machado

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s