Lejana

Estándar

Incluso,
desamparada como estaba,
antaño,
en aquel camino oscuro,
se había sentido más cobijada
que bajo la luz tenue
del presente.

Por eso se apresuraba
a mirar por la ventana
y girar su cabeza hacia atrás.
Esperaba, segura,
                                           esos abrazos imaginarios.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s