Brisa mediterránea

Estándar

¿Y qué querés?
Estuve tantas veces
con el espino al cuello
que debías, al menos,
darme más
de quince minutos
para reacomodarme.

Hoy me levanté con sol italiano,
con brisa italiana,
con ruidos de despertar italiano.

El sol brillaba
con la tibieza de Marausa,
la brisa
traía pefurme a arena,
a olas frescas,
a caracoles,
a sombrillas.

Me desperté
cruzando por el sendero
de las casas vecinas
que eran de mis hermanos.
Pasé justo
por la casa rosada…

Y caí en la cuenta
de que siempre estuve
acá.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s