Beso encapuchado

Estándar

Te besé
te besé tan fuerte que se me fueron los labios en ese beso,
se derribaron las murallas y se levantaron las tumbas.
Mientras las paredes caían a pedazos
y el corazón gritaba en estallidos,
te besé.

Buscaba, incansable, el agua de las profundidades
como un árbol que extiende su raíz
más y más lejos,
enmudeciendo en las profundidades de la tierra.

Y no era sólo un beso,
era un dolor,
un grito,
un deseo.
Desesperación.

Y gritaba, y buscaba,
corría sin moverme del lugar
como un gusano que teje sin cesar
su propio capullo,
impidiéndose escapar.

Respiro,
entre las estrechas paredes
que yo misma creé,
respiro.

Y cuando, por fin,
se haya sosegado la cabeza,
el espíritu y la razón,
de la crisálida
saldrán dos pares de alas
volando al más allá.

Anuncios

»

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s