Da(dos) de backgammon

Estándar

Hola
Te escribo a la distancia
en la distancia de un mar de teclas
y lenguajes extraños.
Te escribo porque, debo admitirlo,
hay algo que extraño.

Extraño nuestras charlas infinitas,
esa mezcla entre juegos de fantasía
y debates de crudas realidades.

Extraño tu voz, tus piropos,
las canciones que me regalabas.
Extraño, sobretodo,
nuestros juegos de backgammon.

Estabas ahí,
yo sabía que estabas ahí
todo el tiempo, y sin tiempos
incluso cuando la pantalla estaba negra
y en silencio los sonidos del mar.

Y extraño,
y sobretodo, extraño a gritos,
aquel corazón de niña arrancado,
aquel terrible desgarro de ilusión,
aquel momento cúspide
en que tus palabras abofetearon mi pintura
de bellos árboles y cascadas infinitas,
mostrándome, más allá del velo,
lo gris que puede ser el cemento.

O tal vez,
extraño esa complicidad que hubo,
en aquel instante mismo
en que las estrellas se apiadaron de mí
y me invitaron a seguirles.
Y les prometí,
(y me aprometí a mí misma)
que tendría suficiente valor, antes de acompañarlas,
de resistir acá,
a tu lado,
y a tu distancia.

Imagen

(Recuerdo el rocío de aquella noche,
pegándoseme a los ojos,
estriñéndome la mente y el cuerpo…
Las nubes como espíritu,
flotando en el cielo…
Las estrellas brillantes y extasiadas…
el frío de mi cuerpo en la noche tibia…
Recuerdo aquella hamaca,
aquella estrella brillante que casi alcanzo con mis manos y con mis pies.
Recuerdo que casi aprendo a volar…)

Tal vez, por eso busco hoy,
a la distancia,
otras luces amigas,
que me abracen fuerte
y me mantengan firme.
Hoy,
cuando el cuadro de recortes
vuelve a desmigarse
encima de la cabecera de mi cama.

Y te extraño…
Y extraño a aquel ser
que se paraba a la orilla de cada ruta…
Mis estrellas, mis fuerzas mágicas
que, quién sabe cuando,
escondí en un cajón.

Anuncios

Un comentario »

  1. Te respondo desde el deslustre y la niebla, a ti, mi Compañera Fiel, La Aventurera Perfecta, La Llama en la Noche, La Dulce Damisela en apuros, La Narradora de Fábulas, La Buscadora de Portales, La Retadora Intrépida, La Soñadora Perpetua… Para que sepas que no lo hago desde el olvido y muy mucho desde el recuerdo, recuerdo de tantas noches, tantas palabras, tantos retos, tantas risas y sonrisas, tantas aventuras, tantos vuelos de falda… Para decirte que la misma fuerza que salió de la nada y nos atrajo para orbitar el uno alrededor del otro y que con la misma intensidad nos repelió depués no ha servido para borrar el recuerdo, ni para perder lo atesorado. Cuando impactamos y nos perdimos en la marea del tiempo me di cuenta que acabé llevándome una parte de ti que siempre tendrá espinas y cada vez que penitentemente abra el cofre de tus recuerdos y los saque para contemplarlos mis manos saldrán laceradas.

    (F) por siempre,

    D.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s