Marluna

Estándar

Como el mar ama a la Luna

Y como la Luna ama al mar

Siento el calor de tu brazo rodeándome,

Te escucho dormir.

Tu respiración es suave como tus ojos cuando me miran.

Sos el mar.

Te eligió mi corazón mucho antes de yo saberlo.

Si me preguntaban, yo decía que no. Mi corazón, paciente, esperaba el momento adecuado para decirme lo equivocada que estaba.

Estaba sufriendo sin saberlo. Encerrada…encerradas, en la ciudad gris de mis sueños.

Los colores habían perdido intensidad. Las fotos del collage habían caído una a una.

Y mi(s) yo incondicionales habían caído hacia una muerte segura en la cascada del río Sampuko.

Y entonces, me miraste.

Me contaste de colores y de mares, de sueños y de luciérnagas… Y me despertaste.

No soy la bella durmiente, pero sí que me abriste los ojos y me trajiste nuevamente a mí.

Te amo.

Aun con gafas grises veo tu matiz centellante. Aunque mi cabeza quiera negarte todavía, mi corazón, firme, espera.

Y en este desliz de mi mente, mi corazón estalla y grita que sabe que conmigo te quiere.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s